El triángulo de las Bermudas

El Triángulo de las Bermudas en el Eneagrama

El poder del eneagrama es vincular cada tipo de personalidad con los aspectos específicos de la esencia humana, los sufis denominan esencia al conjunto de elementos permanentes (y no accidentales) del ser, la percepción de los cuales ha sido llamada realización espiritual. En el eneagrama estudiar los aspectos más elevados es conocer la realidad espiritual, y no deben confundirse la gracia o baraka con los talentos naturales a desarrollar, es decir, las llamadas tendencias creativas ni tampoco con los rasgos psicológicos positivos. La cualidad o baraka o gracia espiritual no es sólo claridad mental ni tampoco generosa emotividad que se exhibe cuando se es psicológicamente maduro, la Gracia o los dones del Ser espiritual sólo aparecen cuando la consciencia ordinaria o Ego deja de ser la dominante, y aunque a la esencia se la debe entender desde una mente lúcida ordinaria, sus pensares y sentires no pertenecen al mismo orden.

En el Eneagrama contemplamos 9 estados o tipos negativos y positivos que encierran al Ser Esencial curiosamente en el Abbiadhamma (un clásico de psicología budista), también tienen como referencia 3 tipos o puntos de vistas que la Esencia tiene que disolver antes de Ser quien se es, y son: La Vanidad (tipo 3), que sólo encuentra motivación al tener más de todo; el Odio (tipo 6) que considera la vida como una batalla; y el ilusorio (tipo 9) que es el que intenta vivir sin prestar atención o darse cuenta de lo que realmente le ocurre. En el triángulo budista estos pecados o puntos de vista negativos se contrarrestan actuando con: el distanciamiento o desapego (3 yendo a 6 en positivo), la compasión (6 yendo a 9 en positivo) y la atención (9 yendo a 3 en positivo). La psicología sagrada del eneagrama que enseño indica que las distintas personalidades son, sobre todo, un sistema de defensa o mecanismo protector creados por el falso Yo o Ego. El Verdadero yo, que es la Esencia, es de naturaleza sutil o espiritual, pero se va quedando “cubierto” o ensombrecido en los primeros 25 años o etapas de la vida, porque es en ella que precisamos más fingir para gustar y así cubrir las necesidades básicas de supervivencia y relación. Con el paso de los años y tras estos primeros 25 si no hemos aprendido que tal vez ello nos llevó a una gran dependencia no positiva, la mayoría de las veces y a partir de los 40 años nos seguiremos ya identificando con ese falso yo creado como defensa y confiaremos solamente en las percepciones condicionadas del mismo, olvidándonos totalmente de lo que era al principio: lo Esencial, es decir, ya no seremos lo que veníamos a ser en esta vida, sino nos habremos convertido en lo que el mundo y su ilusión nos permitió convertirnos. Indudablemente una persona así será infeliz, pues al fondo sabrá que no consiguió lo que buscaba, a la palabra pecar se la llama en hebreo Hamartia que quiere decir Errar en el blanco, así que el pecado no es más que: mala puntería. Hay 9 modos de EQUIVOCARNOS con sus subtipos. En el eneagrama sufi se estudian estas 9 ilusorias formas de ser. Esta tradición está basada en que quien mira a través de unas gafas considera que todo lo que ve tiene el color de las mismas, y así las cosas parecen según dicho cristal. Conocer la ilusión o Rasgo base de carácter de la que partimos es, valga la redundancia, el punto de partida para un mayor crecimiento personal y espiritual. Saber de qué pie cojeamos es importante para caminar mejor. El ser humano puede ser definido como un conjunto de estructuras basadas en pensar, sentir, recordar asuntos corporales y realizar actos, lo cual ha generado su vida, el Yo verdadero es precisamente aquel que supera los límites del pensar, sentir y hacer generados, sobretodo, por ese falso yo. El Yo Verdadero o Esencia Primordial es desde este aspecto más amplia que un solo tipo o Ego determinado, digamos que la ESENCIA ES TODO, SIN DIVISIÓN, por eso recorrer el eneagrama desde todos sus puntos de vista psicológicos y espirituales es realmente esclarecedor, el eneagrama nos permite bucear en lo más profundo de la totalidad de nuestro carácter y así clarificar las relaciones que mantenemos 1º con nosotros mismos y después con todo y todos los demás, y cuando observamos nuestras propias tendencias con el resto de las personas que creemos que no son como nosotros adquirimos un gran conocer que no tarda en convertirse, tras la comprensión, en compasión por nosotros mismos y todos. El hecho de ver a través de ojos ajenos y de poder de algún modo experimentar lo que pudo ocurrir para su forma de ser emocional o visceral o intelectualmente nos inspira compasión porque, adoptar el punto de vista de terceras o segundas personas nos dará una perspectiva más amplia incluso de nosotros mismos, y eso es lo que Helen Palmer y yo logramos al crear un Eneagrama más espiritual y renacedor por ser lúdico y grupal, donde es fácil entender el porque cada quién es como es, ejemplo:   CLASES DE AHIMSA EN EL ENEAGRAMA.Clases avanzadas de la escuela de Eneagrama de Ahimsalara

Eneatipo 1:

Quiere ser perfecto porque fue así que se ganó el amor de los que le importaron más al principio de su vida, sus padres o profesores; y se pasará la vida buscando entre los “debería” y “tengo que”; su necesidad de lograr resultados de idoneidad en todo les hace, como no, sentirse moralmente superiores y ello les lleva a encontrar las fallas ajenas rápidamente, por ello los tipo Uno son trabajadores natos, porque ¿dónde mejor que en lo profesional se puede demostrar a todos y mucho lo bueno que se es?. Pero el tipo Uno vive asolado por su estricta forma de sentir, de pensar y de hacer, lleva dentro un crítico ineludible que le puede bloquear los sentimientos causándole una abnegación que tarde o temprano le hará ser o sentir resentimiento, enfado, ira, nacida ésta de sus propias necesidades insatisfechas y cuanto más busque perfecciones más tendrá dificultad para tomar decisiones propias por temer cometer un error, ello le implica no hacer, por eso el tipo Uno es de pensar en sentir en extremos: o todo es blanco o negro, sin grises. Tiene una elevada capacidad de hacer pero al llevar un crítico exacerbado adentro y una intuición sobre lo perfectas que podrían ser las cosas, el perfeccionista, el resentido, el trabajador compulsivo, es un personaje que sufre adentro toda la fuerza de su ira y suelen ser, tarde o temprano, presas de su propia identidad.

Eneatipo 2:

El altruista nato por excelencia, se aseguró el amor y atención de los suyos ofreciéndose como ayudador continuo, apoyador y complaciente, es el típico poder detrás de otro poder, pues su dar es un esperar recibir, tanto o más. Su anhelo es ser reconocido, su orgullo ser necesario, su deseo ser indispensable, eso le lleva a tener que multiplicarse a veces y llega un momento en que su desesperación le llevará a plantearse ¿cuál de todas estas máscaras o personas que represento soy realmente?. Sus propias necesidades han sido siempre relegadas, pero no olvidemos que el tipo 2 lleva adentro a ese uno perfeccionista y comprometido lleno de soberbia por creerse superior a otros, y eso, sumado a su orgullo por creerse único para alguien o algo le va a suponer más trabajo de identificación y traer mucho sufrimiento, sus necesidades se autosatisfacen ayudando a otros pero eso le lleva a una fuerte alteración de las propias, esa forma de manejar la energía en su vida le traerá exceso de conexiones o de empatía y una adaptación exagerada a los deseos de otros y a la larga insatisfacción o frustración en lo personal.

Eneatipo 3:

El ejecutivo.- se aseguró el amor y la atención de los suyos a través de querer siempre tener logros y poseer así una imagen cuasi perfecta de ser alguien fuera de lo común, es por ello un gran colaborador familiar de alto grado de eficacia, gran interés por despuntar entre los demás miembros de la familia por deseo de ser mirado, visto, el trabajo es lo máximo, los sentimientos, sin embargo, son tan profundos que se autoanulan por su tendencia a liderar, su defensa es conseguir éxito como sea y a costa de lo que sea, evitar el fracaso les hace gastar mucha energía, el corazón está en el campo laboral y aprende a actuar sin sentimientos, sus “te quieros” son actos mecánicos, en realidad no sabe que es eso de querer. Asume como real la imagen que los otros le devuelven, es camaleónico, cambia constantemente de papeles y ello le conduce a un autoengaño sobre si mismo y sus posibilidades, pues con el tiempo, como el dos que lleva dentro, ya no sabe quien es realmente.

Eneatipo 4:

E l místico.- su forma de sentirse querido tiene que ver con su sentido de abandono, en esta tipología se encajan los niños sin padres o con problemas de convivencia con ambos. Su anhelo vive entre el cerca y lejos, son personas en una búsqueda eterna de esa conexión que no tuvieron, sienten un especial amor-odio de sí mismos, eso les lleva a una profundización a veces extrema en los sentimientos, pueden poner pruebas muy duras a quienes se le acerquen demasiado, evitan lo ordinario, pero sienten amor por los talantes de buen tono que ocultan una baja autoestima, su sabor es agridulce, su anhelo la eterna melancolía, su fantasía la pérdida de lo amado para luego el reencuentro dramatizado, sus relaciones son por ello de tira y afloja, lo cual les produce de nuevo sensación de abandono y pérdida, pero también le da capacidad genial y creativa.

Eneatipo 5:

Observador nato.- su estrategia fue pensar: distancia produce menos contacto, a menos contacto menos emotividad ni sentir, son emotivos reservados, les gusta trabajar sin interrupción, en ese meterse a laborar hay un no contacto, por eso la distancia es para ellos vital, el 5 busca no involucrarse pero si almacenar conocimientos para evitar el vacío, sale adelante con frugalidad donde otros necesitan más y más, él sólo desea disponer de tiempo para sí, aunque luego no le sirva a si mismo lo que hace con ese tiempo, mantiene sectorismos, rarificados y comportamientos de separación, valora el control emocional, se hace conjeturas con el sentir pues el pensar es el poder, tiene sensación de que la vida no va con él, mantiene un aspecto distante afectado por los miedos (6) y el deseo de ser amado (4), el 5 lleva adentro lo peor del 4.

Eneatipo 6:

El lealista.- Aprendió a pensar, sentir y hacer a través de ser alentado por otros, allí le nacieron sus tremendas dudas sobre su valía, al no lograr ser alentado, quizás, por uno de sus progenitores o ambos, (el 6 lleva dentro lo negativo del 3) y tiende a aplazar, a pensar en lugar de hacer o sentir, evita la acción por temor a fracasar, el éxito puede traer complicaciones extremas, hay problemas con la autoridad y sospechas constantes sobre la verdadera motivación del otro, por eso se identifica con causas rebeldes pero teme reconocer su ira, su mente está entre Ser y no ser, por eso analiza el entorno en busca de claves que le expliquen sus temores o cobardía, el mundo es un lugar amenazador pero debe ir a él para reconocerse y reconocer su extrema cobardía y miedo a que sepan qué o quién es realmente.

Eneatipo 7:

El aventurero.- Aprendió como táctica que la atracción por el placer era una forma de escapar al dolor, así transmite su entusiasmo a los demás, la mejor idea es una idea brillante llena de novedosas formas de escapismo, la estimulación nuevas cuestiones, evitar sobre todo sentir dolor, teme a lo que lo limite, reemplazará sentimientos profundos o dolorosos por alternativas placenteras, habla planificando la vida feliz, el encanto, la seducción es su primera línea de defensa, teme el tipo amigable, evita conflictos, se aleja de los problemas y posee evasión constante de cualquier tipo de compromiso afectivo.

Eneatipo 8:

El que manda.- Aprendió a dar protección, hacerse cargo y que la mejor defensa es el ataque, evitan la debilidad, dar una imagen exagerada de sí mismos, marcan límites, tiene dificultades para ordenarse y aunque tiene preferencia por la verdad, ésta deberá estar surgida siempre tras arduas defensas, ansía el contacto, medirse, saberse quien es cada quién, por eso a veces confunde su verdad con una opinión subjetiva que favorezca sus planes y a veces cae en la negación inconsciente de su debilidad personal, o puede ser un excesivo mediador guerrero que al no ser claro aún lo enrede más queriendo aclararse.

Eneatipo 9:

El justo.- Muy en fusión con sus seres queridos, tendente a volverse testarudo más que a enfadarse, voluntad de ser neutral en extremos, capacidad de relación muy empática con todos, como medida defensiva dice sí a todos, reemplaza necesidades esenciales por sustitutos innecesarios incluso, evita conflictos y es ambivalente en sus decisiones. Pospone el cambio repitiendo soluciones conocidas, actúa por hábito, todo puede ser mañana, no sabe que desea, le cuesta el no y ser el que se va, retrasa por ello todo tipo de cambios y evita sobre todo el enfadarse, por eso tiene dificultades para adoptar decisiones personales, espera que otros hagan, presta atención al plan de otros, retrasa el tiempo de ira pero es agresor pasivo. Como vemos la soberbia, el orgullo, la vanidad, la envidia, la avaricia, el miedo, la gula, el poder y la pereza son las 9 pasiones que a todos nos viven en mayor o menor medida. En el eneagrama sagrado que no sólo psicológico, las pasiones son el eje sobre el que se va a organizar el Pensar, Sentir y Hacer. Cada tipo tiene las emociones derivadas de esa pasión base, cambiarán formas pero la pasión es la pieza clave que mantiene al falso yo en su lugar, la pasión también opera sobre las ideas de los otros y el mundo y crea los llamados velos de ilusión o Maya, el orgullo del 2 por ejemplo considera que los demás son los que precisan de él o ella (no al revés), el ávido 8 piensa que sin su liderazgo las cosas estarían siempre fuera de control (no dándose cuenta que es él-ella mismo/a quién pone el caos), la envidia del 4 le hace creer que algo le falta, sin poder creer que ya lo tenga, pero desconoce que lo que le falta es la energía para darle vida en si mismo a lo que ve en otros. Lo bueno de todas estas pasiones es VERSE y es por lo tanto tener la habilidad de dejar de ir como dormidos en ellas. Manejar en que sectores de nuestra vida cotidiana estas 9 pasiones se manifiestan más y más claramente, es ir reconociendo así el aspecto negativo en que en ellas nos hallamos atrapados y ensombrecidos y no somos el Yo Verdadero. Cada pasión también encierra una Virtud o Gracia en su, digamos, polaridad contraria y es el tener capacidad de ser descubiertos que puede ayudarnos a salir de las trampas del ego-pasión, que son el lado oscuro de esa misma Virtud o Gracia. En la tradición sufi decimos que hay 7 propensiones dominantes o pasiones y dos tendencias genéricas que todos los tipos tienen en común: miedo y mentir. Así conocer tu dominante o pasión y su tendencia genérica se convierte en una ventaja porque es saber que hay un remedio o virtud sanadora para cada pasión, ejemplo: la humildad ayuda a erradicar el orgullo, el amor verdadero hacia Dios aleja la envidia, el remedio contra la ira o soberbia es la tolerancia y la paciencia, la pereza se supera con diligencia y entereza, la avaricia con la compasión, la gula con la sobriedad y la moderación y la lujuria con la castidad o sentido de lo correcto. Las pasiones que más nos viven 1º son la que está en relación con nuestro rasgo de base, luego las 2 alas y después sus opuestos (a favor o en contra de la flecha), son las 5 primeras áreas a conocer de nosotros. Dante descubrió en las 7 áreas del Purgatorio casi los mismos términos o tendencias que el eneagrama descubre en sus postulados. Dante decía que: ” este lugar, la tierra, es como un espacio-escuela donde nuestras pasiones son expiadas como un período de preparación para una existencia más plena”, y Dante exponía 7 estadíos o pecados y también dos estados de consciencia que los avivaban: Miedo y Mentira (6 y 3). Los puntos 3 y 6 destacan esas dos tendencias generales que todas las personas tenemos en común, además de poseer 2 pecados o pasiones: la deslealtad y la vanidad. La personalidad o ego que se ha desarrollado a partir de la infancia y que es lo que puede acabar con eclipsar nuestra verdadera y esencial forma de Ser, es quién tiene una o dos de esas tendencias y una o varias pasiones, y encerrados en ellas esta él Yo con mayúsculas o ESENCIA. Durante estos años en nuestros encuentros y con las historias que algunos contáis (contamos), hemos revelado el por qué del dilema de exhibir una persona falsa. Todos lo hacen para ganar amor y aprobación, y el análisis psicológico que en cada sesión realizamos aquí te irá acercando más a conocer tu verdadera esencia nata. Aquí, en estas clases, recordamos lo que ha sido reemplazado, vemos la mentira sobre quien fingimos o creemos ser y quién somos, y esto es lo primero a encontrar en este curso, por eso quienes logran se sitúan de entrada en ese triángulo interior, donde hace falta tener diligencia y amor devocional para lograr ir del 3 al 6 y de ahí al 9, es decir, de lo irreal o ilusorio a la realidad de cómo y por qué somos eso que SOMOS. Para eso dicen los sufis que todos nacemos con una confianza básica y física de fe en nosotros y en las personas y su bondad, pero si ese sentir que es nato nos fue defraudado una y otra vez, todos sentiremos primero el miedo por lo que se nos pueda hacer si no somos como se nos obliga, y será por eso que mentiremos y falsearemos cuanto sea posible con tal de no sufrir el abandono o rechazo, y el miedo hará surgir la ansiedad que luego se proyectará hacia otros, y todo ello se vivirá uniendo además ese miedo y esa mentira a la pasión dominante que como almas debamos PULIR, y ¿cómo se sabe cuando se deja de estar dominado por el mal que nos vive?, en la medida que se deja de proyectar eso fuera. La proyección es un hecho mecánico defensivo, dado que en principio todos compartimos la tendencia genérica a indagar, primero desde lo externo sobre todo, para poder explicarnos a nosotros mismos el por qué nos sentimos como sea que nos sentimos en según que circunstancias y con quién, pero de algún modo inconsciente sabemos como somos y tal cual estemos siendo nos sentiremos mejor o peor con nosotros mismos y sabremos el por qué lago o alguien de fuera nos hizo ser de esa manera y como defensa primero buscaremos hallar a qué o quiénes son esos culpables. En el eneagrama decimos que vernos favorece el cambio que amenazará a la personalidad falsa o ego, es cuando dejamos de ver esos culpables fuera y comenzamos a darnos cuenta de que fuimos sólo nosotros mismos, por querer que nos quisieran, los que dimos alojo a esas máscaras o falsos egos, por eso algunos que su ego es más poderoso sienten más el temor al cambio y curiosamente, eso tiene que ver con ese primer sentir de indefensión que ya tuvimos en aquellos primeros cambios donde lo que dejamos atrás fue precisamente a nosotros mismos, y según a quien le reverberá esto de un modo más compulso o no. Las 9 pasiones con sus múltiples derivaciones o subtipos (8 en cada una) son como los agentes de ese cambio, ir de lo ordinario a lo extraordinario y viceversa, de eso se trata toda sanación, ir de la neurosis a la salud integradora, como diría mi querida Kosner. El poder visual de mi eneagrama en meditaciones radica en la fuerza de sus formas geométricas, por eso se le llama el poder diamantino, pues nada más verle en mi interior con su sistema y trazado de líneas que se cruzan entre sí, me hizo y hace posible efectuar predicciones sobre a donde irá una personalidad tipo 6, 3, 9, 8 o 5 en primer lugar, y cuáles serán sus períodos de más estrés o menos. En el método de Gurdief, éste seguir visual de las flechas y su danza cósmica hace posible “ver” porque un UNO adopta situaciones de riesgo y se pone a posibilitarse el adoptar características del tipo posterior al suyo (4) o inversamente desde ir de un entorno seguro y prometedor o moverse en contra de las flechas hasta volver a adoptar el patrón pasión de un tipo anterior (7), además según mi investigación, éste seguir visual con sus formas geométricas MUEVE el 4º cerebro: el corazón espiritual y como son 3 los modos cerebrales de cada quién, cada pasión tendrá también cada quién un modo de expresarse que dependerá de cual de estos 3 cerebros usemos y así la gula (7) será primero un quizás pensarse demasiado o luego por acceso de ir a favor de las flechas se irá hacia 5 y allí aún pensará más y luego irá a 1 que es hacer primero y a pensar después, y así por ir a más o menos de lo mismo aprendemos, pero lo verdaderamente sanador será que realice y use la parte del cerebro que más infravaloran o no usan, ejemplo: los 7 no usan la parte del sentir (4). El estudio conmigo de este geométrico método de eneagrama vivo, también implica querer dejar esas sub-personalidades a un lado y aquietar la mente y despertar al observador interno, digamos que el método visual y meditativo de primero seguir a favor de las flechas y luego en contra, es decir, seguir el eneagrama en las distintas formas y múltiples posibilidades de conocer que el propio diseño propone y cuales prepara a la esencia de cada persona con el fin de que reciba ésta el beneficio de esas fuerzas visuales de forma, de un modo que no discrepe el ego por nada en sí mismo sobre ellas, es decir, ver y escuchar dentro que es lo que realmente significa poseer esos números en su totalidad y forma ESENCIAL. El centro visceral 8-9-1 reunirá la forma o fuerza de la respiración y la atención sobre la realidad objetiva, el centro emocional 2-3-4 se dejará absorber por los centros de inteligencia 5-6-7 y todos los centros unidos entre sí, con o sin esfuerzo, realizarán la sublimación de sus opuestos y dado que todas las pasiones emocionales y sus pensamientos se expresan en tres áreas nos las harán conocer todas. La de la supervivencia, lo social y las relaciones, la 1ª rige sobre la forma en como nos preservamos o no, la 2ª rige como somos en grupo, y la 3ª como somos en pareja. El eneagrama para mí encierra el poder de vernos más rápido que hasta ahora se poseía en los terrenos psicológicos de la salud. Para mi modo de entender todos tenemos 3 centros de gravedad, el 1º en el sexo, el segundo en el corazón y el 3º en la cabeza, así hay quienes viven todo en el 1º, otros en el segundo y otros en el 3º, la interacción adecuada de todo ello es la Autorrealización personal. Así por ejemplo, el tipo 1 es sexualmente un celoso, socialmente es un inadaptado y en sus niveles de supervivencia es un ansioso o preocupado en exceso. Desde mi punto de vista espiritual la gente uno o como digo en mis clases nuestra parte uno, se sintió con mucha Ira al ser separado del entorno perfecto de su esencia, la irritación se centra por eso en el descenso, en la violencia de las normas y el resentimiento nos surge por percibir lo per sé, la vida tal y como “debería” o “tendría” que ser y no aceptar el cómo está siendo, en uno manifestará su ira en tres áreas principalmente: los celos en su relación de pareja, la inadaptación en lo social y su exceso de preocupación en lo personal. La tensión surge en todos nosotros seamos o no un Uno de base, porque todos venimos de lo superior a lo inferior, todos descendimos. Por eso creceremos más y mejor si tenemos claro lo que queremos en lugar de perseguir lo que sería correcto querer. Tenemos que aceptar las diferencias que suavicen el camino hacia una perfección más simple y abierta, hablo de hacer el posible ensayo y error con simplicidad y aceptación o lo que decía los místicos: “por la duda a la VERDAD” La gente tipo Uno siempre están llevando pancartas del ESTO NO, como una vía de escape a su propio autoenfado por haberse dejado arrastrar, son los antiguos maestros y artesanos que se vendieron en otras vidas por un plato de lentejas, el conflicto ahora está entre hacer lo que quieren y hacer lo que es correcto, eso les provoca mucha ansiedad, desean tener una carrera de éxito pero eluden el riesgo de hacerla porque no quieren cometer errores. La manera de sanar a nuestra parte Uno es conectarla con que el error es una premisa de la vida, pues su temor básico es “si olvidas lo volverás a hacer”, por eso, viven con un fuerte rencor. En psicoterapia hay que trabajar diciéndoles “eso ya pasó, es pasado, es distinto” y que poco a poco todo se resuelve a veces. El Uno que llevamos dentro no te permite expresar las malas emociones, en consecuencia, cargamos con un antiguo miedo a perder el control y esos sentimientos reprimidos magnifican su importancia, el ejercicio del sacar ira con danzas frenéticas y gritar, así como terminar con una fuerte distensión relajante son tremendamente satisfactorias para esa interiorizada parte uno que todos tenemos también. Es el conflicto entre lo deseado y lo que está bien que nos impide tomar decisiones, por ello es importante incluir los sentimientos y los pensamientos en ese hacer cotidiano e inclinarse también a favor de los sueños o los deseos, pero con inteligencia sabia. El Uno llega a su Gracia: la tolerancia, dejando de ser crítico consigo mismo, los santos lo son porque son reales no perfección, como su forma de vida es la que es no tienen que preocuparse por lo que piensan de ellos los demás, ni ellos tampoco lo hacen, aceptan lo que hay. Por ello, el Uno va a su parte 7 para sanarse y posibilitar que surja quien verdaderamente también es, el problema será si los años ya no apoyan la moción de aventurarse en ese ir a 7, que es ir a algo muy diferente. Lo idóneo es unir la capacidad unidireccional de 1 yendo primero a 4 en luz (ecuánime), que también lo posee y unida a la paz de 4 en luz y la motilidad lúdica del (7) será digerible por el 1 y así mismo el sentido de límite del propio 1 mejorará al 7 impulsivo. Digamos que si reconocer primero la ira es el agente motor del cambio del uno, tras visitar la zona gris de la depresión en el 4 por creerse ese “ya no puedo más” o “ya no debo”, ir luego a la luz del 4 favorecerá poder ser un 1 tipo 7 más verdadero. Las preguntas a contestar para conocer más tu parte uno serán: ¿cuáles son mis auténticos sentimientos hacia los demás?, y chequear desde el antiguo ¿qué debería sentir?. Otra pregunta es: ¿cuál es el trabajo que me gusta e inspira? Y no, ¿qué tengo que hacer?, es decir, plantearte ¿qué quieres?, en lugar de ¿qué deberías?. El aspecto negativo del 4 con su ensimismamiento y depresión, hacen exacerbar la IRA tipo uno porque la envidia baña al tipo uno y se tienen sentimientos de infravaloración, sobre todo al compararse con personas que son aparentemente felices y exitosas. Por eso 1º el Uno baja al 4 su lado más oscuro o de más de lo mismo y peor para subir reconociéndose en esa sombra de nuevo a UNO y poder ir al 7 su lado más positivo y alegre y ser quien es. En esta clase hemos comprendido, espero, la importancia de realizar cada 2 o 3 meses los test y chequear por donde nos estamos moviendo y cual es de las 2 tendencias la que más energía nos hace gastar: miedo o falsear.

LA CLASE DE POR LA MAÑANA en la parte del eneagrama psicológico practicaréis una o dos terapias donde la sombra de vuestra pasión que más os vive se dejará ver y así como a un ciego si se le devolviera la vista le llevamos de a poco hacia la luz, es decir, el reconocer y aprender que es cada cosa, así el ego o egos pasión se irán disolviendo con la luz que a cada sesión de trabajo con este eneagrama de hoy y siempre le vamos aportando a nuestra Esencia, sacándola poco a poco de donde de golpe y porque nos amasen la fuimos metiendo. Y termino como dijo Avicena: Todo número no es sino el nº9 (Dios) o su múltiplo más un excedente, todos somos DIVINOS Y HUMANOS y viceversa.

Gracias a todos por volver al “Ser” desde este querer conocer el estar o aparentar junto a nosotros, porque trabajar juntos me ha ayudado a “saber” más cada día de este arte llamado Eneagrama y poderlo compartir es mi mejor tesoro y mi vida de servicio. Se ve así realizadas desde el ………….SER …………. que fui y soy.

AMOR A TODOS.

Abril/2001       Ahimsalara Ribera